Wayfareo

 El sufrimiento nos enseña la compasión, 
confío más en quién ha resurgido de las sombras,
que  de quién se envanece entre luces pensando que no hay mal por cuál preocuparse.

 El sufrimiento nos enseña la compasión, 

confío más en quién ha resurgido de las sombras,

que  de quién se envanece entre luces pensando que no hay mal por cuál preocuparse.